5 PRIMEROS PASOS ANTES DE COMENZAR UN NEGOCIO

Este post se creó como resultado de la experiencia y los tropiezos al comenzar un negocio. La finalidad de esta información es ayudar a otros y motivarlos a hacer mejor las cosas, a invertir en conocimientos y en planeación antes de tomar acción. Por eso te recomendamos encarecidamente que tengas en cuenta estos 5 puntos antes de empezar tu propio negocio. Ayudarán a minimizar el riesgo porque después de que inviertas dinero sin haber analizado el alma de tu negocio, probablemente tendrás pérdidas y hasta fracasarás.

Todos los emprendedores de su propio negocio o empresa, después de haber tomado la decisión, buscan empezar rápidamente, omitiendo algunos detalles indispensables para la planeación de todo el funcionamiento del negocio. Por tal razón se llega a fallar innecesariamente en el primer intento y, aunque la mayoría falla a la primera, aprende, se levanta y continúa, lo que se busca es minimizar el error desde el primer paso.

He aquí lo básico antes de comenzar:

1. CONÓCETE A TI MISMO

Es necesario que dediques tiempo a conocer tus fortalezas, habilidades, gustos y sobre todo aquellas características que no has desarrollado pero que estás dispuesto a aprender.

Encuentra aquella cosa que te gusta hacer, o de la que siempre sentiste curiosidad y nunca te habías atrevido a llevar a cabo porque pensabas que era muy tonta, o porque creías que no podías, o porque te atormentaba el que dirán. No importa lo que sea, puedes hacer un negocio con tus habilidades.

Emprender un negocio, sea el que sea, representa hacer esfuerzos más allá de los que normalmente se hacen. Todo negocio presenta obstáculos y es allí donde el trabajo adicional, el conocimiento y el aprendizaje de técnicas, teorías, algún arte y hasta la experiencia de otras personas, son las herramientas que nos van a servir para superar obstáculos.  

Hay tres tipos de personas en este paso: 1. quienes poseen un arte o una actividad que han desarrollado por mucho tiempo, 2. Quienes tienen una afinidad y amor hacia alguna actividad pero nunca han trabajado en ello y 3.Quienes tienen diversas actividades que disfrutan hacer pero no se deciden por alguna, o aquellas personas que no tienen ninguna actividad que les apasione.

En este sentido, las personas de los numerales 1 y 2 tienen una tarea más sencilla de hacer antes de comenzar su negocio. Estas personas tienen claro qué quieren y qué les gusta. Al contrario, las personas del numeral 3 tienen un arduo trabajo para indagar aquella actividad que les satisface y para la que quieren trabajar y aportar al mundo.

2. NO PIENSES EN EL DINERO

Lo último que se te tiene que pasar por la cabeza es el tema del dinero, por lo menos por un tiempo. El mundo ha cambiado y las personas están más atentas a filtrar en su entorno lo que no les sirve, rescatando aquellas cosas que les pueden ayudar en algún propósito de su vida.

Si te adelantas a pensar en el dinero que puedes ganar, haciendo tal actividad o vendiendo tal producto, estás empezando mal. Si no te has cuestionado sobre el problema que puedas ayudar a solucionar, o sobre las personas que tienen una necesidad, estás invirtiendo al azar.

Lo más probable es que espantes a las personas si solamente muestras tu necesidad de vender, ni siquiera estarás captando la atención del posible cliente. Así que olvídate de pensar sobre tus necesidades, tus ingresos y tus ganancias. Ya habrá tiempo para eso.

Lo primero siempre va a ser el cliente. Éste es el reflejo de lo que tu empresa quiere llegar a transmitir. El cliente va a manifestar con su compra y su satisfacción, si tu producto y tu negocio va a ser exitoso. 

3. INVESTIGA TU NICHO. “ENCONTRANDO EL PROBLEMA”

Ya que te decidiste a hacer aquello que te gusta y dárselo a conocer al mundo, sin importar el que dirán, investiga sobre tu nicho de mercado. Averigua a quienes les interesa eso con lo que quieres trabajar, la necesidad que satisfaces, quién es la competencia, por qué las personas compran ese producto, por qué no compran ese producto, qué inconvenientes se les presenta para comprar el producto, etc. 

Esta parte es de vital importancia y puede llevarte algún tiempo definir por completo quiénes componen tu nicho, sin embargo no es conveniente que dejes de lado el análisis de éste, ni aspectos que involucren los gustos y las necesidades del cliente.

Durante este proceso, es recomendable empezar a trabajar de manera un poco aleatoria con tu teoría en la mano, si no has tenido experiencia en el sector. Si ya venías trabajando como empleado o empresario en ese mercado, estás un escalón arriba, pues ya debes conocer mejor a lo que te enfrentas y los clientes que buscas.

La idea es abordar el mercado con el bien o servicio de manera muy generalizada, con el fin de empezar a conocer el movimiento de la demanda y la oferta, la dinámica de los clientes y el alma de las motivaciones de este nicho. La teoría en papel siempre pinta bien cuando quieres que algo funcione, sin embargo la práctica es la que muestra la realidad.

4. DALE FORMA A TU HABILIDAD O CONOCIMIENTO. “EN BUSCA DE LA SOLUCIÓN”

Con los resultados del punto anterior, destaca todas las razones, argumentos y pistas qué te dicen porque a las personas les gusta y necesitan esa cosa que haces. Es decir, si pones mucha atención descubrirás una necesidad insatisfecha o algo que hace falta por mejorar en el mercado.

En este punto moldeas tu idea y empiezas a darle forma a un producto. No importa si es algo pequeño. Si hay algo de valor que puedas ofrecerle a un grupo de personas que necesitan tal producto o servicio; y les va a mejorar la vida de cierta manera, vas en el camino correcto. 

5. CREA TU PRODUCTO. “LA SOLUCIÓN MANIFIESTA”

En este punto ya debes tener una idea clara de lo que el mercado busca y/o necesita. Y si todavía falta aclarar ideas, es el momento de acudir a la tecnología, las herramientas digitales, diferentes técnicas y las herramientas que se relacionen con tu nicho y con los demandantes del nicho. 

El producto, en muchas ocasiones, se encamina hacia mejorar y dar facilidades que el consumidor necesita en determinada área. Desde lo que suele ser artesanal hasta las producciones en cadena, a veces solamente hace falta un pequeño detalle para mejorar e implementar un producto revolucionario. Por tal razón, la tecnología y el conocimiento en diferentes avances son los que ayudarán a crear tu producto y a formalizar la solución del problema del consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *