¿CÓMO ENCONTRAR TU TIPO DE NEGOCIO?

No basta con el deseo de emprender y tener una idea de negocio en tu cabeza. Se requiere de una convicción adquirida que sea auténtica y que represente todo aquello que quieres conseguir, que te motive, que te permita ser resiliente, tener disciplina y, sobre todo, perder el miedo a comenzar y a fracasar. Pensarás que una sola idea basta, o que las ganas de hacer dinero te llevan a crecer, o por el contrario, que buscar fortalecer a tu familia es lo único que te hace falta para emprender. Sin embargo, no siempre esos motivos son suficientes para completar la convicción, de allí que necesitas escuchar estos consejos que te ayudan a enfocar correctamente tu energía y la decisión de realizar el negocio de tus sueños.

1. Escoger las pasiones

Los grandes empresarios y los expertos en la materia concuerdan en una cosa, y es que para que un negocio sea exitoso, tiene que existir la pasión por aquello que haces. No importa inicialmente cuánto dinero vayas a ganar o cuánto tiempo vayas a invertir, lo principal es que te apasione tanto tu negocio, que no te quieras rendir ni por un solo instante. Es decir, cuando amas tanto tu profesión o aquello a que le dedicas tanto tiempo, los obstáculos pierden relevancia y se convierten en el reto que vencer, para los que resolverás con la mayor satisfacción.

Si piensas que no has encontrado tu pasión en la vida, tienes que empezar a analizar cuáles son aquellas cosas que haces que pueden hacerte perder la noción del tiempo, incluso hay actividades que podrías hacerlas sin ganar un centavo y te sentirías feliz. Observa aquellos temas que investigas o lees con tanta frecuencia que no te parecen aburridos y haz una lista con todos tus intereses, aquellos que de verdad disfrutas hacer y empieza a encontrar todos los pros y los contras de cada uno, según tu disponibilidad de tiempo, tus conocimientos y habilidades sobre el tema.

Encontrar tu pasión
Encuentra tus pasiones

Si definitivamente no sabes cuál es tu pasión y no la encuentras por más que lo meditas, tu respuesta se encuentra en la práctica, en el trabajo y en la experiencia en diferentes artes que puedas pensar que te interesan. Esto es normal, muchas personas realmente no saben en qué se quieren desempeñar o en qué sector se quieren enfocar o, incluso no saben para qué son buenos. Lo importante en este momento es experimentar, vivir y trabajar, en consecuencia y dentro de poco te darás cuenta exactamente cuál es el camino que quieres tomar.

2. Encontrar tus fortalezas

A parte de la pasión, tienes que saber cuáles son tus fortalezas y debilidades, ellas son las que van a aportar una cualidad adicional a tu negocio, son las que van a enfocarlo y son las que dirán cómo se desenvolverá el funcionamiento de la actividad. Si por ejemplo, tu pasión es la cocina y decidiste tener un restaurante de comida hindú, pero tus fortalezas son la creatividad para diseñar y combinar colores, puedes añadirle un plus a tu marca diseñando platos coloridos de diferentes presentaciones. O por el contrario, te gusta liderar personas, eres puntual y sabes cómo enseñar, perfectamente puedes ser el administrador de tu restaurante sin tener inconvenientes, o si no lo eres. preferirás contratar a alguien para que te ayude en ello.

El problema de comenzar una empresa o negocio sin saber estas fortalezas personales, es omitir una parte del alma del negocio, pues no se puede negar, que al reconocer tus fortalezas, estás encontrando una característica que permite sobresalir del resto de las demás personas. En consecuencia, puedes estar dejando de agregar valor al funcionamiento de tu negocio o haciendo esfuerzos sobrenaturales en actividades que no se acomodan a lo que tú eres.

3. Fortalecer y trabajar en tu pasión

Cuando ya estás seguro y te encuentras en el camino para emprender y hacer eso que te apasiona, es necesario que te fortalezcas en conocimientos, práctica y técnicas. La pasión no es lo único que determina el éxito del negocio y se hace necesario darse cuenta de que tener una ventaja comparativa frente a los demás negocios del mercado, es clave y lleva a ofrecer un mejor producto y/o servicio al cliente. Si tu pasión es la de enseñar y pones un colegio, tendrás que estudiar un poco más y perfeccionarte en el área de la administración educativa o en técnicas de enseñanza modernas. La idea es hacer algo bien hecho, que se amolde a eso que tanto amas hacer.

Trabaja en tu pasión

Nunca puedes dejar de lado el mejoramiento continuo y el fortalecimiento de tus cualidades. Eso te llevará a crear un negocio de éxito y a estar siempre por encima de las debilidades u obstáculos que pueda presentarse en el camino.

4. Encontrar las necesidades del cliente

Una vez ya te has enfocado en tu pasión, en tus fortalezas y en mejorar tus técnicas, es momento de fijar tu atención en las necesidades del cliente. Éstos no siempre se encuentran satisfechos con los productos que les ofrece el mercado, en el nicho en el que te encuentras, o tienen alguna queja por la que no están a gusto y buscan alguna mejora u otros productos. He allí que se encuentra la oportunidad de proponer un modelo de negocio exitoso, que se ajuste a tus necesidades como empresario o emprendedor y a las necesidades de la demanda del mercado.

Para saber cuáles son estas necesidades de la demanda, tienes necesariamente que encontrarte en la posición de cliente para encontrar aquel vacío que necesita ser ocupado. Hay que analizar las preguntas correctas del “por qué” la persona busca tal producto o servicio, el “para qué”, el “cómo”, a través de qué canales de distribución, las facilidades tecnológicas que existen versus las que provee el mercado, etc. Este paso requiere vital atención para que las respuestas sean las verdaderas, que nos lleven a encontrar el negocio perfecto para nosotros.

5. Plantear una idea de negocio

Como ya sabes para qué eres bueno, cuáles son tus fortalezas y debilidades y además, ya sabes cuáles son las necesidades del cliente que presentan una insatisfacción, o un vacío que llenar, o un producto que mejorar, estás listo para proponer una idea de negocio que se ajuste a estos ítems anteriores.

Este paso también requiere tiempo, atención y mucho análisis, pues tiene que estar a gusto con los actores de la oferta y la demanda. No necesariamente, la idea de negocio tiene que ser revolucionaria y completamente novedosa, puede ser una idea sencilla que se enfoque en el manejo del transporte del producto hacia el cliente, porque no existe una manera eficiente de manejarlo en el mercado. También puede aportar una facilidad en el uso o en el diseño. Puede proponerse una oferta que complemente el producto en sí porque los clientes piensan que es necesario.

Crea una idea de negocio

Cualquiera que sea la idea de negocio, debe permanecer enfocada en la demanda y en el dueño de la oferta acerca de qué es lo que está dispuesto a ofrecer y si puede hacerlo o no.

6. Determinar la rentabilidad del negocio

Con toda la seguridad de los puntos anteriores y el estudio correcto del producto, la oferta, la demanda y la calidad de lo que se ofrece, es obligatorio determinar cuál será la rentabilidad del negocio según los costos de fabricación, transporte, mano de obra, gastos administrativos, costos de venta y distribución, etc. Adicionalmente de tiene que fijar el precio del bien o servicio que se va a ofrecer, teniendo en cuenta cuál es el nivel promedio de los clientes que lo podrían adquirir.

Todas estas variables son las que darán la respuesta sobre los resultados en las ganancias del negocio, si se cumple con unas ventas reales en el nicho de mercado donde se compite. Este punto puede parecer algo complicado de llevar a cabo, pues no todas las personas conocen de manera eficiente el manejo de las variables financieras y microeconómicas para tener una solución clara. En consecuencia, esta guía de emprendimiento propone en un siguiente artículo, la manera de determinar la rentabilidad del negocio, según los pasos que hemos tratado en este tema.

Conclusión

En resumen, encontrar tu tipo de negocio es un trabajo que requiere toda tu atención para enfocar correctamente todos tus esfuerzos, pensando en lo que es más viable y conveniente para ti como empresario y para el cliente como consumidor. Por favor tómate tu tiempo para hacer esta tarea y que el resultado sea una respuesta llena de seguridad y convicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *