RESILIENCIA

La resiliencia involucra tomar decisión y acción, lo cual nunca fue una tarea fácil, sobre todo porque ésto implica generar cambios de comportamientos, actitudes, emociones y hasta cambios en las cosas materiales. Consecuentemente, estas acciones representan temor para muchas personas y por eso es que el ser humano, al igual que cualquier ser vivo, instintivamente busca amoldarse e intentar sobrevivir haciendo frente a la adversidad hasta donde le es posible. No obstante, los temores o la predisposición a consecuencias negativas conducen al ser humano a permanecer estático y a no arriesgarse a realizar cambios que le lleven a hacer frente al infortunio.

Resiliencia

Se han dado varias definiciones acertadas del término resiliencia que llevan a un mismo sentido, que apuntan hacia el hecho de ser una cualidad. Es decir, la resiliencia es aquel rasgo distintivo de la esencia de un ser humano que lo encamina a comportarse de manera resistente, temeraria y racional para solucionar sus problemas. A grandes rasgos y a pesar de ser una cualidad innata de algunas personas, también es una condición conformada por varios elementos de carácter personal, que pueden llegar a ser aprendidos y asimilados de manera coherente para mejorar a sí mismo su naturaleza resiliente.

Dado que esta cualidad resulta tan importante para el ser humano con el fin de sobrevivir en el mundo que nos acuna, se han llevado a cabo diversos estudios en la conducta humana frente a situaciones adversas. Allí se destacan unos pilares básicos que conducen a la persona a reconstruirse y transformar los acontecimientos negativos en positivos, utilizados con el fin de fortalecer a una persona. Estos pilares son diez y fueron extraídos en el Instituto Español de Resiliencia y son los siguientes:

  1. Introspección
  2. Motivación esencial
  3. Autorregulación emocional
  4. Independencia y autonomía emocional
  5. Confianza en sí mismo y en sus propios recursos
  6. Capacidad de relacionarse
  7. Actitud positiva y optimismo
  8. Sentido del humor y creatividad
  9. Colaboración y compromiso
  10. Moralidad, ética y coherencia

En la parte laboral a la que nos dedicamos en este espacio y específicamente al emprendimiento de negocios, empresas y nuevos rumbos financieros, nos encontramos con que la psicología y la neurociencia no son las únicas áreas que permiten analizar los comportamientos resilientes en el ser humano. Muchos quienes leen este texto y que han abordado su camino empresarial independiente, sabrán y encontrarán en este artículo que muchas características de las aquí mencionadas han sido abordadas en diferentes circunstancias de su vida personal y laboral, dado que emprender es básicamente enfrentar retos continuos y constantes en el día a día de la búsqueda de metas.

En conclusión, el emprendedor que no posea resiliencia y no sea capaz de aprenderla a través de sus vivencias o a través de su práctica, se rendirá al primer obstáculo que encuentre en su proyecto empresarial. Se aconseja encontrar motivación en las experiencias del prójimo y continuar hasta alcanzar las metas, de allí nacerán empresarios de hierro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *